Sabes cómo identificar los trastornos y síntomas de la integración sensorial en los niños?

 

Los trastornos del procesamiento sensorial (SPD) son la incapacidad para utilizar la información recibida a través de los sentidos para funcionar con soltura en el día a día.

 

Los trastornos del procesamiento sensorial se producen en el sistema nervioso central, que controla el cerebro. Si el procesamiento transcurre de forma incorrecta el cerebro no organiza bien la información sensorial.

 

Los síntomas de SPD son:

  • Trastornos de la modulación sensorial
    (hacen referencia a la forma en la que el niño regula sus reacciones a las sensaciones; son niños hiperreactivos, hiporreactivos o también aquellos que buscan experiencias sensoriales).
  • Problemas con la discriminación sensorial
    (el niño tiene problemas para diferenciar las sensaciones que le llegan)
  • Problemas motrices de origen sensorial
    (dificultades en la acción, problemas con la preparación de la acción, planificación, organización y realización de un plan)

 

1. Trastornos del sistema vestibular

La disfunción del sistema vestibular consiste en un procesamiento ineficaz en el cerebro de las sensaciones recibidas del oído interno. El niño con problemas vestibulares tiene dificultades para procesar la información sobre la fuerza de la gravedad, el equilibrio y el movimiento en el espacio.

 

Trastornos de la modulación sensorial

  • Hiperreactividad sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con hiperreactividad sensorial en lo referente al vestíbulo:


a) Intolerancia al movimiento

  • no le gustan las actividades en el parque infantil, tales como columpiarse, dar vueltas o deslizarse
  • ser prudente, moverse lentamente o sentarse, dudando sobre si asumir cualquier riesgo
  • parecer obstinado y sin ganas de colaborar
  • sentirse muy molesto en las escaleras mecánicas o en el ascensor, quejarse de mal de movimiento
  • requerir un apoyo físico constante por parte de un adulto de confianza

b) Inseguridad gravitacional

Un niño con inseguridad gravitacional puede:

  • tener mucho miedo a caerse, a pesar de que no exista tal riesgo
  • tener miedo a las alturas, incluso para una pequeña elevación, evitar subir a la acera o saltar desde un escalón
  • temer subir o bajar escaleras; habitualmente durante estas acciones se agarra compulsivamente al pasamanos
  • sentirse en peligro cuando su cabeza está girada, dirigida hacia abajo o inclinada, por ejemplo al lavarse el pelo
  • tener miedo cuando alguien lo mueve, por ejemplo, cuando el maestro acerca su silla a la mesa
  • intentar manipular el entorno y a otras personas para protegerse
  • tener una propiocepción y una discriminación visual débiles

 

  • Hiporreactividad sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con hiporreactividad sensorial en lo referente al vestíbulo:

  • no darse cuenta de que alguien lo mueve, o no tener nada en contra de esto
  • dar la sensación de que le falta un impulso interior para moverse
  • columpiarse durante mucho tiempo y no sentir mareos
  • no darse cuenta de que se cae y no reaccionar con comportamientos defensivos, como estirar los brazos y las piernas para apoyarse

 

  • Buscador sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño que busca sensaciones en lo referente al vestíbulo:

  • necesitar el mayor movimiento continuo posible para funcionar; puede tener problemas para sentarse tranquilamente, para no levantarse de la silla
  • agitar reiteradamente la cabeza, balancearse hacia adelante y detrás, brincar
  • desear sensaciones motrices intensas, tales como saltar en la cama, balancearse en una mecedora, dar vueltas en una silla giratoria, adoptar una posición del revés
  • ser aficionado a los comportamientos de riesgo, juegos que se mueven o giran muy rápido en el parque infantil
  • no marearse incluso después de mucho tiempo girando o dando vueltas
  • querer columpiarse alto y/o durante mucho tiempo
  • ser más aficionado que otros niños a columpios, caballitos o camas elásticas

 

Trastornos posturales de base sensorial (Endeble sensorial)

Un «endeble sensorial» con trastornos posturales de base sensorial, que influyen sobre los movimientos de la cabeza, el equilibrio, la tensión muscular y la coordinación bilateral, puede:

  • perder el equilibrio, si no tiene los dos pies en el suelo (por ejemplo, al ponerse de puntillas, saltar o estar de pie con los ojos cerrados)
  • perder fácilmente el equilibrio cuando no se encuentra en una posición bípeda, por ejemplo, al subir escaleras, montar en bicicleta, saltar o permanecer sobre una pierna
  • moverse torpemente
  • menearse y ser desmañado
  • tener un cuerpo lánguido y flácido
  • tener tendencia a bajarse de la silla, a estar «caído» en la silla, o a apoyarse en la mesa; preferir estar tumbado que sentarse derecho; apoyar continuamente la cabeza en las manos o los brazos
  • sentarse en el suelo en la posición «W»
  • sujetar con poca fuerza herramientas en las manos, tales como lápices, tijeras, colores, cubiertos o peines
  • apretar los objetos con fuerza (para compensar la flacidez)
  • tener problemas con la digestión y la evacuación, tales como estreñimiento frecuente o falta de control de la vejiga
  • cansarse fácilmente durante actividades físicas o paseos
  • tener poca conciencia de su propio cuerpo
  • tropezar con frecuencia, ser torpe en actividades deportivas y motrices
  • tener problemas al utilizar simultáneamente las dos manos o piernas, por ejemplo, al saltar o coger una pelota
  • tener dificultades para sujetar en una mano una hoja, por ejemplo, al escribir o recortar
  • tener problemas al usar las dos manos de forma armoniosa y alternativa, por ejemplo, al marcar el ritmo de una melodía
  • no tener una lateralidad establecida hasta los 4 – 5 años de edad
  • evitar superar la línea central del cuerpo
  • tener problemas con la organización y las actividades organizadas
  • no saber generalizar aquello que conoce para hacer tareas nuevas
  • frustrarse con facilidad y rendirse rápidamente
  • empezar de mala gana nuevas actividades
  • tener un bajo sentido de su propio valor
  • tener dificultades para establecer amistades y para relacionarse con niños de su edad

 

 

2. Trastornos de la propiocepción

 

Trastornos de la modulación sensorial

  • Hiperreactividad sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con hiperreactividad sensorial en lo referente a la propiocepción:

  • prefiere no moverse
  • se irrita cuando alguien mueve sus extremidades, cuando sus músculos son estirados
  • evita las tareas en las que debe enfrentarse a la fuerza de la gravedad (saltar, arrastrarse, correr)
  • hace ascos a la comida

 

  • Hiporreactividad sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con hiporreactividad sensorial en lo referente a la propiocepción:

  • baja tensión muscular
  • deterioro de los juguetes
  • presión de los codos contra las costillas al escribir, presión de las rodillas al estar sentado

 

  • Buscador sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño que busca sensaciones en lo referente a la propiocepción:

  • se da golpes intencionadamente con objetos y personas de su entorno (revolcarse entre hojas, saltar desde alto)
  • patalea, arrastra los pies
  • golpea con los talones en el suelo o la silla
  • acciones autoestimulantes (golpear con la cabeza, comerse las uñas, chasquear los dedos)
  • prefiere cinturones y cordones muy apretados
  • le encanta tirar cordones de capuchas, lápices, juguetes

 

Trastornos de diferenciación sensorial – discriminación sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con trastornos de discriminación sensorial en lo referente a la propiocepción:

  • el niño tiene poco control de su cuerpo
  • tiene dificultades para planificar y ejecutar movimientos
  • tiene dificultades para dirigir su cuerpo
  • dificultades para localizar su cuerpo en el espacio
  • estropea objetos delicados
  • da la sensación de ser un elefante en una cacharrería
  • no es capaz de adaptar adecuadamente la fuerza a las acciones – aprieta los objetos demasiado fuerte o demasiado flojo

 

 

3. Trastornos del sistema táctil
 

Trastornos de la modulación sensorial

  • Hiperreactividad táctil - defensa táctil

Problemas que pueden aparecer en un niño con hiperreactividad táctil:

  • reacciona de forma negativa y emocional a sensaciones táctiles ligeras, muestra intranquilidad, hostilidad, agresión
  • reacciona de forma negativa y emocional cuando alguien se le acerca por detrás o cuando el contacto procede de un lugar fuera de su campo de visión
  • reacciona negativamente y emocionalmente cuando el pelo se coloca sobre su piel de mala manera, – un soplo de viento
  • no le gusta cuando alguien manipula su pelo, lo peina, lava o acaricia
  • no le gusta ir al peluquero, al dentista
  • se irrita cuando llueve o hace viento
  • tiene muchas cosquillas
  • reacciona de forma desmesurada a las experiencias físicas dolorosas
  • monta un jaleo por un pequeño arañazo o unas gotas de lluvia en el brazo
  • rechaza determinados gestos de amistad y cariño
  • es disociado, se mueve continuamente
  • le gusta un abrazo fuerte, no le gusta un beso delicado
  • no le gustan las sorpresas
  • rechaza lavarse los dientes
  • hace ascos a la comida, prefiere determinadas texturas de los alimentos, pueden no gustarle los alimentos en los que pueden aparecer cosas inesperadas
  • evita dar besos
  • no le gusta el baño, insiste en que el agua esté muy caliente o muy fría
  • aprieta sus manos para protegerlas de las sensaciones táctiles
  • evita andar descalzo por la hierba, la arena
  • anda de puntillas para minimizar el contacto con el suelo
  • se queja de la ropa – rígida, áspera, costuras en los calcetines
  • prefiere las mangas cortas, las perneras cortas, rechaza llevar gorra, guantes, para evitar el roce de la ropa con la piel
  • prefiere las mangas largas, las perneras largas – para evitar exponer la piel (en especial en verano)
  • evita tocar determinadas texturas, superficies, etc., determinados tejidos, mantas, alfombras
  • necesita tocar frecuentemente ciertas texturas para suministrarse sensaciones táctiles tranquilizantes y suaves
  • se echa para atrás en las clases de plástica, educación física, música – para evitar algunas sensaciones táctiles
  • evita los juegos en los que puede ensuciarse – por ejemplo, arena, pintura, pegamento, barro, arcilla
  • evita el contacto con animales
  • lleva consigo palos de defensa, juguetes, cordones para tenerlos en las manos
  • se aparta del grupo, no muestra ganas de jugar con otros
  • tiene problemas a la hora de establecer relaciones con los demás

 

  • Hiporreactividad táctil

Problemas que pueden aparecer en un niño con hiporreactividad táctil:

  • no siente el tacto, a no ser que sea muy intenso
  • no es consciente de que tiene la cara sucia, el pelo desgreñado o la ropa desordenada
  • no se da cuenta de que tiene frío o calor – puede llevar una chaqueta a pesar de estar sudando
  • no reacciona o reacciona en pequeña medida al dolor
  • anda descalzo, no se queja de la grava punzante, de la arena o de las piedras
  • no reacciona ante las comidas muy condimentadas
  • no se da cuenta de que algo se ha caído
  • no se aparta cuando alguien lo empuja en una multitud
  • hace daño a otros niños o animales al jugar, lo que aparentemente va acompañado de una falta de remordimientos, realmente de una falta de comprensión de que los demás sienten dolor

 

  • Buscador sensorial deseoso de sensaciones táctiles

Problemas que pueden aparecer en un niño que busca sensaciones táctiles:

  • pide que le hagan cosquillas o le rasquen la espalda
  • quiere tocar todo lo que tiene a su alcance
  • frota las piernas con tejidos de diferentes texturas para proporcionarse sensaciones táctiles
  • se frota e incluso muerde con fuerza su propia piel
  • le encanta enrollar el pelo en sus dedos
  • a menudo se quita los zapatos, los calcetines
  • le encanta andar descalzo
  • busca diferentes experiencias en las que ensuciarse
  • busca temperaturas muy altas o muy bajas en las habitaciones
  • utiliza la boca para probar objetos

 

Trastornos de diferenciación sensorial – discriminación sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con discriminación sensorial:

  • es poco consciente de su cuerpo
  • no sabe qué parte de su cuerpo ha sido tocada sin mirarla
  • tiene problemas para dirigir los brazos y las piernas mientras se viste
  • no es capaz de definir las diferencias entre objetos parecidos
  • puede tener el zapato izquierdo en el pie derecho y el derecho en el izquierdo
  • evita iniciar experiencias táctiles que pueden ser atractivas para otros, por ejemplo, elegir juguetes.
  • le da miedo la oscuridad
  • prefiere estar de pie que sentado, solo para mantener un control visual del entorno

 

 

4. Trastornos del sentido del oído

Los sistemas vestibular y auditivo colaboran en el procesamiento de las sensaciones de motrices y sonoras. Estas sensaciones están íntimamente relacionadas, ya que su procesamiento comienza en las células ciliadas de los receptores situados en el oído.
El problema del procesamiento auditivo aparece a menudo junto con los SPD. Sin embargo, también aparece individualmente, por ejemplo, como resultado de una otitis o una pérdida de audición.
Los problemas también pueden aparecer en la esfera del lenguaje. El niño puede olvidar lo que quería decir, le será difícil ordenar sus pensamientos o pronunciar las palabras. Puede «no sentir» su boca, labios y lengua, no dominar su cooperación (por ejemplo, puede decir «cuela» en lugar de «escuela», o «mar» en lugar de «amar»), ya que le cuesta controlar los músculos responsables de la articulación.

 

Trastornos de la modulación sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con trastornos de modulación sensorial en lo referente al sentido del oído:

  • ponerse nervioso con el ruido, incluyendo el sonido de voces
  • ponerse nervioso con ruidos repentinos, tales como un trueno, una alarma, un claxon o el estruendo de un globo que explota
  • ponerse nervioso con sonidos metálicos, por ejemplo, un xilófono o unos cubiertos
  • ponerse nervioso con tonos altos, por ejemplo, un silbato, un crujido, el chirrido de una tiza en la pizarra
  • ponerse nervioso con ruidos que no molestan a los demás, por ejemplo, la cisterna del baño, el tañido de unas campanas lejanas o una música sonando bajo de fondo

 

Discriminación auditiva

Problemas que pueden aparecer en un niño con trastornos de diferenciación sensorial en lo referente al sentido del oído:

  • parecer no ser consciente de la fuente de los sonidos, o buscar de dónde proceden
  • tener dificultades para reconocer determinados sonidos, tales como voces o coches en la calle
  • tener dificultades para seguir sonidos en el entorno, por ejemplo, el ruido de unos pasos
  • tener dificultades para recordar, repetir y relacionar palabras, frases, conversaciones, letras de canciones u órdenes, tanto al instante como más tarde
  • no ser capaz de concentrarse o mantener la atención en una voz, una conversación, un cuento o un sonido;
  • distraerse con otros sonidos
  • tener dificultades para relacionar nuevos sonidos con sonidos ya conocidos o símbolos visuales (letras, cifras, notas) con sus sonidos
  • tener dificultades para entender chistes, definiciones de crucigramas, conversaciones y órdenes matemáticas verbales
  • tener una pobre percepción del tiempo y el ritmo al dar palmadas, desfilar, cantar, saltar a la comba o tocar instrumentos rítmicos en un grupo

5. Trastornos del sentido de la vista

 

Trastornos de la modulación sensorial

Problemas que pueden aparecer en un niño con trastornos de modulación sensorial en lo referente al sentido de la vista:

  • se tapa los ojos para eliminar alguna imagen, parpadea
  • evita la luz clara, lleva gafas de sol
  • evita los objetos que se aproximan a él
  • evita el contacto visual con los demás
  • no percibe el contraste luz/oscuridad, bordes, reflejos
  • no nota el movimiento, a menudo choca contra objetos en movimiento
  • busca estimulación visual, por ejemplo, chasquear, mover los dedos, mirar modelos

 

Trastornos de diferenciación sensoria

Problemas que pueden aparecer en un niño con trastornos de diferenciación sensorial en lo referente al sentido de la vista:

  • tiene dificultades con la visualización tridimensional de los objetos
  • tiene dificultades para evaluar la distancia entre objetos, por ejemplo, entre palabras, letras, cifras
  • confunde inicios y finales de palabras parecidos
  • escribe con errores
  • no es capaz de crear imágenes mentales de los objetos, de imaginarse lo que escucha

 

6. Trastornos del sentido del gusto y el olfato

  • Evita ir al baño (el niño no soporta el olor de los productos desinfectantes)
  • Evita a otros niños, en particular a aquellos con ropa sucia y que no huele bien
  • Evita la comida con un olor muy fuerte
  • Come y huele todas las sustancias con un olor muy intenso